Conoce Morelia

Hoteles Sedes

Tarifas preferentes durante el festival

Restaurantes Sedes

San-Miguelito
De-leña
Los-Mirasoles
Chango
tata-mezcaleria
lu-cocina-muchoacana
emilianos
la-fontana
solar-de-villagran
la-casa-de-marietta

Tarifas preferentes durante el festival

Recintos

  • 1 Teatro Morelos
  • 2 Palacio Municipal
  • 3 Teatro Ocampo
  • 4 Plaza Valladolid
  • 5 Sala Niños Cantores (Conservatorio de las Rosas)
  • 6 Biblioteca Pública
  • 7 Calzada Fray Antonio de San Miguel
  • 8 Templo San Agustín

El equipo del Festival de Música te sugiere estos 28 imperdibles

Sabemos que vienes a Morelia a vivir nuestro conciertos y demás actividades, pero nos encanta que vengas a nuestra ciudad y la vivas al máximo, por lo que el equipo del FMM te recomienda esta lista de 28 lugares y actividades que no te puedes perder cuando nos visites, sencillamente...¡Imperdibles!

img-1
1
Recorrido de leyendas
Descubre más de la ciudad recorriendo aquellos lugares que han sido escenario de relatos que entrelazan historia y fantasía, dando a Morelia esa identidad que la hace única entre las ciudades coloniales de México.
img-2
2
Comer gaspacho
El gaspacho en Morelia tiene un significado único: fruta picada, por lo regular mango y jícama, que van acompañados de jugo de naranja, limón, chile y queso. Hay de sandía, pepino y piña. Hay muchos lugares, pero el que está cerca del Templo de la Merced es el mejor.
img-3
3
Visitar catedral
La oferta de Morelia es amplísima, y la arquitectura no podía quedar fuera. La Catedral de Morelia, una de las más hermosas del país, es el lugar más emblemático de la ciudad y, por ende, el más fotografiado. Es majestuosa por dentro y por fuera.
img-4
4
Conocer el callejón del romance
El Callejón del Romance es un lugar mágico. Se encuentra a uno pasos de la fuente de Las Tarascas y del Acueducto. Es una calle muy angosta y que abarca solamente una cuadra. Al caminarlo puedes leer versos del poema “Romance de mi Ciudad”, de Don Lucas Ortiz, de ahí su nombre.
img-5
5
Tomarse algo o comer en los portales del Centro Histórico
No importa si es para comer o tomar algo en los portales del Centro Histórico, simplemente no puedes dejar de ir a los portales. Estar ahí, ya sea para unas tradicionales enchiladas morelianas o para un chocolate calentito, los portales son el lugar ideal para deleitarte mientras disfrutas de una vista envidiable.
img-6
6
Ver la panorámica de la ciudad desde el Asta Bandera.
Este lugar está retirado del Centro Histórico, pero esa distancia tiene su ventaja: una vista panorámica de la ciudad que pocos lugares tienen. Este mirador es también la casa de una bandera monumental que iza a toda asta en determinados días al año, entre ellos el 30 de septiembre, el día del natalicio de José María Morelos y Pavón.
img-7
7
Visitar el templo de San Agustín y su pinacoteca
San Agustín es visitado por tres razones: por la belleza del templo, por los antojitos que se venden en su exterior y por su pinacoteca. Sí, existe una pinacoteca que muy pocos conocen, incluso los morelianos. No dejes ir esta oportunidad para visitarla.
img-8
8
Ir a comer antojitos morelianos a la Inmaculada
La Inmaculada en Morelia significa dos cosas: un templo y uno de los mejores lugares para probar antojitos. Si quieres champurrado, pambazos, enchiladas, flanes, gorditas o tacos, a un precio baratísimo, definitivamente tienes que ir a este lugar.
img-9
9
Visitar el mercado de dulce
Morelia también es famosa por sus dulces. Los ates o las clásicas morelianas de dejarán un exquisito sabor de boca, y para esto tienen que recorrer los pasillos de este mercado, ubicado al lado de la Biblioteca Pública.
img-10
10
Visitar el acueducto (conocer de día y de noche)
Esta construcción, que antes llevaba agua de un lado a otro de la ciudad, ha sido parte de Morelia durante siglos. Inicia frente al Venustiano (estadio) y si recorres 253 arcos llegas al Jardín Villalongín, pasado por el Jardín Morelos y por Las Tarascas
img-11
11
Conocer el museo del dulce
Una cosa es ir a comprar el dulce típico de la ciudad, pero otra muy distinta es ir a ver cómo se hace. Si quieres ser testigo de esto camina sobre la Madero y llegarás a un lugar que por fuera se ve pequeño, pero una vez adentro recorrerás un pasillo que te llevará al fondo de la casa y donde verás cómo se hacen los dulces morelianos.
img-12
12
Ir al Templo de las Rosas
La fachada del templo es doble y se puede apreciar desde la Madero. Su atractivo son sus relieves con figuras de santos y emblemas como la Sagrada Familia, Santa Rosa de Lima, San Francisco Javier, San Fermín, Santa Teresa de Jesús y San Martín. Es, junto con el de Capuchinas, el único en la ciudad que posee retablos barrocos
img-13
13
Conocer la Fuente de las Tarascas
En el punto de encuentro del Acueducto y la Calle Real (hoy la avenida Madero) se encuentra la fuente más famosa de la ciudad: Las Tarascas. Una escultura de bronce que data de 1984, y representa tres mujeres purépechas con el torso descubierto, cargando una gran batea llena de frutos, se especula que hace referencia a las princesas indígenas Atzimba, Eréndira y Tzetzangari.
img-14
14
Ir al orquidario
Uno de los objetivos de este lugar es promover la conservación de la naturaleza mediante el conocimiento y el respeto por el entorno, a través del conocimiento de las orquídeas.
img-15
15
Tomar un café en el Jardín de las Rosas
Este jardín es el lugar preferido de propios y de extraños para tomar el café. Lo único que tienes que hacer al llegar es elegir en cuál de los 5 negocios te vas a sentar. La comida es variada, al igual que las bebidas. Ya sea de día o de noche, este mágico espacio siempre te espera con los brazos abiertos.
img-16
16
Recorrer el Palacio Clavijero
Fue un monasterio y colegio de los religiosos de la Compañía de Jesús durante el Virreinato. Actualmente se enfoca en la presentación de importantes exposiciones temporales de arte, algunas pertenecientes a colecciones de reconocidas instituciones nacionales públicas y privadas.
img-17
17
Visitar Templo de San Diego
En la época virreinal, en 1732, el templo se encontraba a las afueras de Morelia, por lo que se mandó construir una calzada que llevara a las personas directamente a la iglesia. La característica que hace a este templo especial es su interior magníficamente decorado por el artesano local Joaquín Orta en 1915, lleno de diversas formas florales donde predominan los colores rosa, rojo y dorado.
img-18
18
Caminar y conocer la Calzada San Diego (Fray Antonio de San Miguel)
Es el lugar perfecto si quieres caminar un poco por la ciudad. A tu paso verás, de lado a lado, hermosas construcciones que albergan hoteles o colegios. Algo peculiar de aquí es que nunca caminarás bajo el Sol, pues hay árboles frondosos que siempre te darán sombra.
img-19
19
Visitar Palacio de Gobierno y los murales de Alfredo Zalce.
Es la sede del Poder Ejecutivo y sus paredes son murales del pintor michoacano Alfredo Zalce, quien retrató escenas de la historia de Michoacán y diversos pasajes de la Revolución mexicana.
img-20
20
Visitar el Palacio Federal
Este edificio afrancesado tiene una marcada influencia del neobarroco, por sus guirnaldas y elementos decorativos curvilíneos. La distribución de los espacios interiores se da en relación con cinco patios, dos principales con arquería de medio punto y tres secundarios de dimensiones menores.
img-21
21
Subir al tranvía
Recorre el Centro Histórico en este tranvía y captura en imágenes los edificios históricos que son patrimonio de la humanidad. Podrás ver palacios, templos, jardines, teatros y patios que te enamorarán y que te harán volver a Morelia.
img-22
22
Conocer la Biblioteca Pública.
Conserva un extenso fondo bibliográfico antiguo compuesto por ejemplares desde el siglo XV hasta principios del siglo XX provenientes de las antiguas bibliotecas de Morelia. Su fondo, con 22,901 volúmenes, es considerado el tercero más grande de México en propiedad de universidades públicas.
img-23
23
Recorrer la Casa de la Cultura
Por lo grande de este conjunto, pues abarca toda una cuadra, sirvió de prisión, estacionamiento de camiones de limpieza, bodegas comerciales y central de autobuses. Afortunadamente, entre 1974 y 1976, el Gobierno del Estado lo recuperó, restauró y fundó la Casa de la Cultura.
img-24
24
Ir al recorrido nocturno del Zoológico de Morelia
Este recorrido se divide en dos etapas: la primera parte se realiza en un tren equipado con iluminación y sistema de audio que explica los hábitos nocturnos de diferentes especies. En la segunda parte hay un recorrido guiado a pie en el cual se conoce el Acuario, a los grandes felinos, diferentes especies de aves exóticas y un show con lobos marinos.
img-25
25
Conocer el conservatorio de las Rosas (Primer conservatorio de Música de América).
Desde su primera fundación en 1595 el espacio ha estado ligado al canto y música sacros. En 1743, después de que la orden dominica se trasladara a un nuevo convento, se fundó el Colegio de Santa Rosa de Santa María. A mediados del siglo XX surgió como Escuela Superior de Música Sacra, hoy Conservatorio de las Rosas gracias al legado y trabajo del compositor moreliano Miguel Bernal Jiménez, creador del Coro de los Niños Cantores de Morelia.
img-26
26
Caminar por el Bosque Cuauhtémoc
Hace siglos tenía su propia capilla y plaza, además de cultivos y árboles frutales. Ahora es el parque más grande de la ciudad y un importante pulmón. Disfrutando aún de su vegetación, podrás pasar un agradable día de campo en familia, ya que cuenta con juegos infantiles. En él también se encuentran los museos de Historia Natural y Arte Contemporáneo.
img-27
27
Visitar la casa natal de Morelos
En este edificio histórico de estilo neoclásico nació el 30 de septiembre de 1765 el Siervo de la Nación, José María Morelos y Pavón, hijo predilecto de la antigua Valladolid y por el cual la ciudad lleva el nombre de Morelia, desde el 12 de septiembre de 1828.
img-20
28
Ciclovía recreativa dominical
Todos los domingos, de las ocho de la mañana a la una de la tarde, varias calles de la ciudad de Morelia, especialmente la avenida Madero, son convertidas en un espacio en el cual sólo pueden circular bicicletas, patines, patinetas, mascotas y personas con calzado deportivo y ánimo de disfrutar, en familia o con amigos, del Centro Histórico al ritmo de las palpitaciones del corazón.